viernes, 17 de octubre de 2014

Galletas de Chicle

Buenos días, esta semana en vez de el miércoles llego el viernes, pero es que llevo una semana muy atareada, hoy es el cumpleaño de mi pequeña... 9 añazos ya... como pasa el tiempo!!!

Con motivo de su cumple llevo toda la semana haciendo bizcochos y estas ricas galletas, lo que tiene ser separada es que tengo que hacer tartas para el día de su cumple, para la celebración con su padre y para la celebración conmigo... así que os podeis imaginar la semana de horno que llevo. Aunque he de decir que encantadisima.

Cuando la pregunté que quería llevar al cole para sus compis ella no dudó ni un minuto, me dijo que quería unas galletas como las de limón pero con sabor a chicle, así que como tenía aroma de chicle con ello me puse y este es el resultado.



INGREDIENTES
225 gr de mantequilla
100 gr de azúcar glas
400 gr de harina
1 cucharadita de sal
5 o 6 gotitas de aroma de chicle
1 huevo L
 

PREPARACION
Lo primero que vamos a hacer es precalentar el horno a 160º y tamizar la harina y reservarla.
Después mezclamos la mantequilla con el azúcar, la sal y el aroma de chicle. Sólo mezclar, no hay que batir en exceso. Cuando esté mezclada  añadimos el huevo y volvemos a batir.
Cuando esté bien batido añadimos la harina y amasamos bien hasta que tengamos una masa homogénea. Un poquito antes de que esté lista añadimos nuestro colorante, que en mi caso fue color turquesa que le encanta a mi pequeña.

Estiramos la masa entre dos hojas de papel de horno y la metemos en el congelador, yo la dividí en tres. Al meterla en el congelador hay que esperar menos para que se enfríe pero si tenéis tiempo podéis meterla en la nevera unas 4 horas. En mi caso con tanta tarea era imposible esperar tanto tiempo así que al congelador media hora y listo.
Una vez frío saco una de las masas y corto, luego saco la otra y sigo cortando con la forma elegida, con los sobrantes vuelvo a hacer una bola y estiro de nuevo, y una vez más a la nevera o al congelador, depende de lo rápido que queremos que se endurezca. 

También es importante que antes de hornearlas vuelvan a ser refrigeradas, así se evita que se deformen.


Llevamos al horno, aproximadamente son unos 10 minutos aunque yo me fio más de su olor y del color, las saco cuando pierden el brillo y a la rejilla a enfriar.
Ya estarían listas estas ricas galletas deliciosas
Hasta aquí la entrada de hoy.
Gracias por pasar por aquí.
Besitos mil ♥