miércoles, 15 de abril de 2015

Tarta de chocolate y fresas

Buenos días, madre mía!!! Llevo casi un mes sin entrar por aquí, pero es que últimamente entre el trabajo y las tartas que hago no tengo tiempo ni para escribir alguna receta, por eso hoy me he plantado y os voy a enseñar una tartita muy sencilla pero deliciosa.

Estamos en temporada de fresas y hay que aprovecharlas al máximo y como a mi me gustan al natural que mejor que ponerlas como decoración en una tarta.



INGREDIENTES MASA QUEBRADA
200 gramos de harina,
100 gramos de mantequilla fría,
1 c/p de azúcar (opcional),
1 c/c rasa de sal,
35-45 gramos de agua.

INGREDIENTES RELLENO
180 gramos de chocolate al 70%,
180 gramos de nata (30-35% M.G.),
c/n de fresas.
PREPARACIÓN MASA QUEBRADA
Pon la harina tamizada en un bol, añade la sal y el azúcar, e incorpora la mantequilla cortada en daditos. Mezcla con la yema de los dedos, frotando la mantequilla y la harina hasta que consigas una mezcla arenosa.
Añade entonces el agua y vuelve a mezclar pero sin trabajar mucho la masa para no provocar que se desarrolle el gluten, pues entonces la masa no quedaría tan crujiente. En cuanto consigas hacer una bola con la masa, estará lista. Según el tipo de harina, puede variar un poco la cantidad de agua necesaria, por eso no ponemos el peso exacto.
Una vez hecha la bola con la masa, envuélvela en film transparente y déjala reposar en el frigorífico una hora aproximadamente.
Ya tienes lista la masa quebrada sin huevo para hacer un fondo de tarta o unas galletas. Hay que extender la masa con el rodillo.
Espolvorea un poco de harina en la mesa de trabajo y en el rodillo. Resulta también muy cómodo extender la masa sobre papel vegetal, así se puede trasladar fácilmente la masa. Si es para hacer un fondo de tarta, prepara previamente el molde untándolo con mantequilla. Una vez extendida la masa, con el mismo grosor en toda la superficie, ya puedes forrar el molde. Si lo que deseas es hacer galletas, pues deberás preparar la bandeja del horno, cubierta con tela de cocción y una vez extendida la masa, cortarla según desees hacer las galletas.
Esta masa, sin cobertura ni rellenos, se hornea en unos 12-15 minutos (siempre dependiendo del tamaño y el grosor que se le dé), es muy fácil saber cuándo está hecha porque adquiere un ligero tono dorado. La temperatura del horno debe estar alrededor de los 180º C, con calor arriba y abajo para que se haga de forma homogénea.

PREPARACIÓN DEL RELLENO
Una vez tenemos nuestra masa quebrada. Vamos a preparar el relleno de chocolate.
Ponemos en un cazo la nata, llévala a ebullición y baja el fuego, deja cocer uno o dos minutos, moviendo para que no se agarre.
Pon el chocolate troceado en un cuenco y vierte sobre él la nata recién retirada del fuego. Mezcla con una espatula hasta que el chocolate se haya fundido y deja reposar hasta que esté templado.

Vierte entonces el ganache en el molde, deja enfriar completamente y cúbrelo con film transparente. Deja reposar en el frigorífico un par de horas.
Lava las fresas, sécalas bien, córtalas por la mitad. Retira la base de la tarta del frigorífico, el chocolate estará más sólido, pero cremoso. Coloca las fresas con la parte del corte hacia abajo. Espolvorea con un poco de azúcar glasé y lista para disfrutar!!! mmm
Espero que os haya gustado, prometo no tardar tanto en volver con la siguiente receta. 
Feliz día!!! 
Gracias por pasar por aquí.